24 mar. 2009

Feliz Cumpleaños a mi

Cuando estaba en mi etapa de pubertad, más o menos a mis 12 o 13 años, soñaba ya con tener 16 o 18 años y vivir la etapa de la adolescencia. Observaba con detenimiento a los adolescentes y envidiaba como ellos podían asistir a las fiestas con luces que organizaban por el barrio, miraba con curiosidad a los adolescentes como fugaban al flirteo con chicas de su edad, unas lindas e inocentes (bueno en esos años) niñas que coqueteaban con los jovencitos ya mayorcitos. A mis 14 años solía juntarme con adolescentes de 15, 16 o 17 años y poder asistir a los quinceañeros, donde se daban citas muchas chicas bonitas y los varones empezaban a cortejar y poder tener enamoradas de su edad o tal vez ya mayorcitas. Con curiosidad leía cual revista sexual caía por mis manos, con curiosidad veía películas que tengan algún contenido sexual y con curiosidad normal preguntaba a mis amigos mayores como era tener sexo. De cualquier modo trataba de parecer un adolescente, esperaba con ganas los primeros signos de esa edad, como el cambio de voz, los vellos púbicos o los primeros vellos en las axilas, el pecho o unos pequeños y distantes bigotitos. Las mentiras de que éramos todos unos galanes y que ya nos habíamos iniciado en la vida sexual eran muy comunes en nosotros. Y a mis 17 años podía con mucha razón asegurar que ya había tenido sexo y era el tema principal en las reuniones a escondidas con mis amigos con su botellita de ron. Y a esa edad me enamore por primera vez. Cuando ya estaba en la adolescencia, quería con ansias tener 18 u 19 años y dejarme crecer y cortarme el pelo como yo quisiera, vestir como me daba la gana y tal vez usar un aretito en el oído (la verdad si quería, pero gracias a Dios que hice caso a mi madre y jamás lo use). Como sea quería que las chicas supieran que ya era todo un hombrecito y que ya era parte del pasado mi uniforme y mochilita del colegio. Ahora ya usaba cuadernos sin forrar, no llevaba cartuchera, ni mucho menos una loncherita (jaja aunque parece tonto, pero hasta en el colegio mi madrecita me mandaba con mi loncherita). Ya estaba en una academia pre universitaria y ahí ya quería tener 21 o 22 años para poder enamorar las jóvenes de 18, porque ellas preferían a los de esa edad. Ingrese a la universidad y por fin podía salir de mi casa a la hora que quería (a veces con mentiras de estudios en grupo), podía quedarme en casa de mis compañeros y lo que es mejor podía meter a una chica a mi cuarto diciéndole a mi mamá que hacemos grupo de estudio. Como ya era mayor de edad ya no daba roche fumar en las calles ni tomar a veces en los parques. Recuerdo que lo hacíamos con mucho orgullo para hacer notar que ya somos todos unos hombres. Ya no hablábamos quien tuvo o no sexo, sino quien lo hizo mas veces o quien lo hizo con una mujer de mayor de edad. Los deportes era tema común y ni que decir de nuestros sueños al ser profesionales. Algunos serian médicos, abogados, profesores, empresarios o ingenieros y anhelábamos tener nuestro primer carro. Como mi madrecita todavía no aceptaba que era un adulto, los controles e interrogatorios aun continuaban, ni que decir de mi primera borrachera, fue también mi primer sermón. Por todo ese control ya quería dejar de tener 18, 19 o 20, ya deseaba tener 24 o 25 y ya ejercer mi profesión, ganar un sueldo y ser independiente.

Creo que desde mis 10 hasta mis 25 años siempre he querido cumplir y festejar mi cumpleaños, porque he deseado que dejen de verme como un chiquillo, adolescente o jovencito sin experiencia. Prefería festejar mi cumpleaños con mis amigos en alguna discoteca y menos con mi familia. Con muchas ganas apagaba mis velitas base 2 y medio y todo era un loquerio. Pero pasado los 25, cuando ya cumples 26, 27, 28 o 29 años!!! ya no quieres ni ver ni una sola vela en tu torta de cumpleaños. El solo hecho de pensar que estoy rozando la base 3 me asusta, me siento diferente y ya no deseo festejar sino ahora deseo meditar en que he hecho y que no he hecho en esta década de mi vida. Cumplir esos años significa madurez afectiva, emocional y familiar. Ahora si deseo estar con mi familia y amigos íntimos. Se siente bien cuando tomas tus cervecitas con tu papá y lo pasas en tu casa. Cuantos mas años cumplo me doy cuenta que voy teniendo menos amigos, no porque tenga mal carácter, sino que ahora si en estos años se sabe quienes son tus verdaderos amigos. Con esta nueva faceta de blogger conozco mejores amigos de los que físicamente podría conocer, total esos amigo blogger solo están a kilómetros de distancia de mí y no en las computadoras, así que no hay imposibles si es que se desea conocerlos.

Ahora ya no siento tanto deseo de seguir cumpliendo más años, sino de vivir intensamente cada año que la vida me regala. Ahora mis ideales, metas o sueños son otros. Tal vez formar una familia y hacer felices a mis padres, o también por fin ser lo que siempre quise ser.

A solo unas horas de mi siguiente cumpleaños me doy cuenta que estos últimos 5 años no han sido de los mejores, tampoco peores. Como alguien me dijo: "...nadie te quitara lo vivido" por eso entonces solo quiero pensar en que esos años fueron lo mejor de mi juventud y ahora tendrá que ser lo mejor de mi adultez, ya no con juergas, inmadurez o vanidades de la vida, sino puesta la mente en que nuevas oportunidades me espera en la vida. Por lo pronto mi cumpleaños cae en días laborales así que la pasare trabajando y de ahí una cenita en familia y con amigos íntimos. Es duro pero así es la vida, nadie cumple años por gusto, sino para darse cuenta cuanto has aprovechado de la vida y cuando puedes aprovecharte de ella. Entonces un FELIZ CUMPLEAÑOS para mi el dia de mañana 25 de marzo.