29 sep. 2007

Reflexión de Madrugada

Se termino el viernes y todo con tranquilidad, por mas que hize lo posible porque no fuera así, el tiempo me dio la contra. Otra vez empeze a llamar a las amigas para ver que planes había para hoy, la mayoria me citaba para la noche, pero yo queria empezarla temprano por la tarde, asi que el tiempo fue pasando y mis ganas de salir diluyendose. En partes creo que es mejor porque hoy sabado me espera un día agitadísimo. Llego la máquina, lo probe y quede satisfecho a medias por las ganas de poder empezar el negocio de lavado de vehiculos. Este tiene que ser el punto de quiebre para poder empezar otros negocios y no fracasar en el intento. La verdad no tengo miedo de perder, porque el que tiene miedo a perder es porque nunca intento algo en su vida. Si bien es cierto que hay que saber donde pisar, sino se empiezas a caminar, jamas sabremos si el terreno es firme o no. Tenemos que probarlo.
Yo siempre he sido de la idea de por más que tengamos una profesión, un trabajo estable o no en alguna entidad publica o privada, si no creamos nuestra propia fuente de ingreso, no sabremos si somos capaces de alcanzar nuestras metas. Si bien es cierto un trabajo estable te da tranquilidad económica, siempre es emocionante emprender cosas o oportunidades de negocio. Esa aventura emprendedora hace que nos sintamos mas vivos laboralmente y economicamente. Ya no seremos unos robots rutinarios, manipulados por un jefe y a la vez ver frenado nuestro ímpetu empresarial. Todos llevamos un empresario, un emprendedor en nuestro ser, solo basta decidirse a crear fuentes nevas de ingreso y no conformarnos con nuestros sueldos mensuales. Es interesante cuando se piensa en nuestra competencia y sus nuevas esrategias, cuando se piensa que diran nuestos clientes y que podemos hacer por mejorar, cuando aprendemos a conocer y valorar nuestros clientes y sobre todo cuando sabemos que ese Nuevo Sol ganado es producto ya no de una orden cumplida que nos da nuestro jefe, sino del empeño que pusimos en mejorar nuestro negocio con nuevas estrategias, capturar y fidelizar nuestro clientes, dar un paso adelante que nuestra competencia y sobre todo saber que el jefe eres tu mismo y eres el amo y señor de tus decisiones, equivocas o exactas.
Así que amigos no teman perder ni fracasar, yo ya perdi y fracase más de una vez, aún sigo adelante y no me desmorono, se que esta vez sera la vencida. Lo recomendable es no llamarlo fracaso sino mala decisión, no perdemos, sino que ganamos experiencia. No nos afligamos ante las eventualidades, si hoy no fue nuestro día, Dios nos proveera para mañana. El positivismo ante todo.
No se como salio esta reflexión pero creo que es porque me siento muy alegre por lo que voy volver a emprender. Sigan su intuición. Hasta otra oportunidad.

2 comentarios:

Ursula dijo...

"No perdemos sino ganamos experiencia", es una frase muy sabia, y la tengo casi como mantra.

A veces es difícil superar nuestros miedos, pero quien no arriesga tampoco gana.

Saludos y gracias por tu visita.

Sol dijo...

Mucha suerte con tu negocio! Lo más importante, creo yo, es tu visión optimista, eso te va a llevar muy lejos.

Un abrazo grande y que todo te salga mejor de lo que esperas.