5 dic. 2008

Y fue la noche

Wow!!! el trabajo interrumpido por una llamada empalagosa, un amigo que se viste de diablo dispuesto para la tentación y una personalidad que no puede decirle que no a las aventuras nocturnas. Un fin de semana adelantado se disponía a aguarnos la fiesta porque no se podia dislumbrar alguna compañía femenina, como siempre las llamadas telefónicas mas que iban que venian, la preocupación aumentaba porque la soledad nos empañaba y las "amiguitas" no hacian su aparición. Los bolsillos prometian una noche esplendida, sin preocupaciones de quedarse corto ante una dulce mirada de una mujer, donde se le prometia hasta bajarle las estrellas. Sentados en un pub a la disposición de poder anclar en algun puerto femenino, miradas coquetas van y vienen, las chicas que nos miran, sonrien, y se van todas empalagosas dejandonos con el sabor dulce entre los labios. Si se pudiera premiar algo sería la coqueteria de la mujer, que despreocupada de estar con sus amigos, centra la mirada en un objetivo y maliciosamente ensaya una sonrisa dulcemente provocadora que incita al atrevimiento de lanzarle un cumplido. Sigilosamente se espera que vaye al baño y con unas artimañas se le saca el número de celular. Con la misión cumplida, volvemos a reunirnos tal cual solitarios estabamos toda la tarde. El aparatito moderno juega un papel importante, pero ella se disculpa hasta esperar que sus amiguitos se descuiden y con una desidia esplendida se acerca y nos deja un mensaje postergado: "no se preocupen que viene mi amiga y estoy con ustedes". Ante tal aclaración no nos queda mas que ensayar el estúpido juego del "señor" del pub, donde somos el todo poderoso y esperamos que se den cuenta que nuestra mesa es el engreido del local. Si juzgaramos una observación extraña, nos diría que señoriales nos comportamos, donde lo mejor de la carta se pasea por nuestra mesa con el objetivo de que esa mirada coqueta simpre gire hacia nosotros y sentirnos los papis del pub. Tal vez algo estúpido, tal vez algo esplendido, pero no queda nada mal ser lo que se puede ser, porque el dinero manda todo.

Ya avanzada la noche, mas gente reunida y esa mirada coqueta ya estaba con la promesa cumplida, su amiga la acompañaba y sus miradas se hacian más constantes. De pronto sus acompañantes estaban mas preocupados en sacarle el jugo a la botella que divertirla a las feminas. Ellas inquietas con los pies ondulantes para el baile se acercaron y disimuladamente se atrevieron a sacarnos a bailar. Por fin!!! deseo cumplido y flechazo encontrado, el pool estaba en en el centro y nos dirigiamos a hacer de la noche nuestra noche.

Nada importaba mas que nosotros y nuestras acompañantes. El pecado se iba a consumar pero necesitabamos mas que jolgorio, mas que insinuación, necesitabamos detalles y perspectivas.

6 comentarios:

Nelly dijo...

Jajaja vaya a trabajar!!

Besos!!

Martín Balbuena dijo...

Ya puessssssssss...dejas con la intriga. Metele un pollo al jefe...jajaja...mentira.

Elmo Nofeo dijo...

Guarda con la peperas, que en lugar te pecado vas a encontrarte pelado.

Saludos.

Acuarius dijo...

pues yo una vez fui a la chamba con resaca... pues, no lo aconsejo a nadie!

Sol dijo...

Qué mostra la foto!
Beso.

chOc dijo...

Anda a chambear oe vagueta! xDDD