27 feb. 2008

Usted Es El Dueño De Su Propio Destino



En el navío llamado "propio destino", usted es el comandante y el piloto. Dios es como un motor de potencia infinita: el motor provee la energía, pero no determina la dirección del navío. Lo mismo ocurre en la relación entre Dios y el hombre. Dios es la Ley Natural (el motor también se mueve según las leyes naturales), y quien coloca esta ley en acción y decide la dirección y la forma de su manifestación es el hombre. Semejante comparación puede ser hecha con el automóvil o con el avión. Quien decide en qué dirección aplicar la energía provista por el motor es el propio hombre. ¿Qué parte del hombre decide qué dirección tomar? Es la "mente". Quien decide la dirección de su destino es su "mente".

1 comentario:

Sol dijo...

...pero a veces, es el corazón.